Los secretos detrás de las sojas que rinden en todos los ambientes

Hasta que llegan a manos del productor, hay una década de trabajo acumulado en las etapas de breeding, desarrollo y multiplicación. Se hacen ensayos en más de 300 localidades de todas las regiones sojeras, para poder brindar las mejores recomendaciones de manejo. Juan de Santa Eduviges, Líder de Soja de Asgrow, cuenta todos los detalles.

 

Juan Manuel de Santa Eduviges es Líder de Desarrollo de Soja de Asgrow en Sudamérica

Las variedades de soja de Asgrow mostraron excelentes rendimientos en la campaña 2018/19 que acaba de terminar. Y eso sucedió en todos los ambientes de la Argentina. ¿Cómo se logra una genética que tenga esos resultados? En esta nota te contamos todos los secretos, paso a paso.

Para desarrollar cada nueva variedad, que al final del camino integra genética, biotecnología y recomendaciones de manejo para diferentes ambientes, hay una primera etapa que dura entre cinco y siete años.

Durante ese período se hace el trabajo de mejoramiento y selección. Todo comienza con la base genética elite con la que cuenta Bayer, tomando ventajas de sus programas de mejoramiento globales de Estados Unidos, Brasil y Argentina se seleccionan las mejores líneas para cruzar y “construir” los materiales más adaptados a las condiciones locales. La fase de selección utiliza las más modernas herramientas de marcadores moleculares y selección genómica que junto con los ensayos en laboratorio, invernáculos y a campo en microparcelas en unas 15 a 50 localidades cada año permite seleccionar las mejores candidatas para avanzar a la etapa de desarrollo pre-comercial.

Esta segunda instancia es la del desarrollo de los materiales, que se extiende aproximadamente dos años.

“A partir de aquí, en el equipo de Desarrollo de Asgrow tomamos la variedad y la incluimos dentro de una amplia red de ensayos que tenemos distribuida por toda la Argentina”, detalla Juan Manuel de Santa Eduviges, Líder de Desarrollo de Soja de la marca.

Por un lado, Asgrow cuenta con una red de ensayos en franjas en condiciones de productor, que suma un total de 250 localidades, con entre 25 y 70 en cada una de las regiones sojeras del país. Además, tiene una red propia de micro parcelas, para el desarrollo de las recomendaciones agronómicas de fecha de siembra, distancia entre hileras y densidades que suman otras 75 localidades. 

Las recomedaciones agronómicas incluyen fechas de siembra, distanciamiento entre hileras y densidad.

¿Qué ventajas tiene trabajar con ese gran volumen de experiencias reales?

“Nos permite ajustar las recomendaciones de prácticas agronómicas, fundamentalmente la fecha de siembra, densidades y distanciamiento entre hileras, para cada una de las zonas”, responde el especialista.

A partir de esas recomendaciones, los productores pueden apuntar a conseguir en sus campos, y de acuerdo con sus ambientes específicos, las altas performances de rendimiento que se alcanzan en las parcelas de ensayos.

Finalmente, se ingresa en la tercera fase, que es la de multiplicación y llegada al productor, que habitualmente se conoce como la etapa comercial.

Esto toma otros dos años, aproximadamente, lo cual completa una década de trabajo para la obtención de estas variedades.

De Santa Eduviges precisa que en esta etapa, “con la extensa red de ensayos y los 10 años que nos lleva el desarrollo en todas sus fases, podemos generar recomendaciones extremadamente sólidas para transmitirle al productor cuando toma contacto por primera vez con el producto”.

El objetivo de toda esta tarea de desarrollo y generación de información es que el agricultor pueda sembrar la soja que eligió sabiendo que es el material ideal para lograr los mejores rendimientos en su planteo específico.

Porque cada ambiente y cada situación es diferente. Y Asgrow tiene una solución para cada uno.

Intacta_Protagonistas_FINAL
This browser is no longer supported. Please switch to a supported browser: Chrome, Edge, Firefox, Safari.